José Manuel Ruiz publica su última traducción, Las Confesiones de San Agustín

Nuestro Jefe de Estudios de ESO y Bachillerato, José Manuel Ruiz, profesor de Latín, acaba de publicar su última traducción. Se trata en esta ocasión de una de las obras cumbre de la literatura cristiana, Las Confesiones de San Agustín, escritas a finales del siglo IV d.C. De momento ha aparecido solo un primer volumen, titulado Errores de juventud, que recoge los tres primeros libros de que consta la obra, pero está ya en imprenta el segundo, La búsqueda de la verdad (libros 4 a 6), y en preparación el tercero, que verá la luz con el título de Camino de conversión (libros 7 a 9).

 

jose manuel ruiz 2

 

Nos cuenta José Manuel que «Las Confesiones de San Agustín no son una autobiografía, ni tan siquiera unas memorias. Tampoco es la confesión sin más de sus faltas y pecados, como muchas veces se dice o muchos lectores esperan. Parece, quizás, fácil decir lo que no son, la dificultad reside en describir qué son en verdad. ¿Es una obra de imposible clasificación? Probablemente, sí.

Un diálogo con Dios

Las Confesiones son una obra del “yo”, un libro en el que el concepto de persona cobra una vida nueva y diferente para siempre, y no solo en la literatura, sino también en el mundo real. Es un escrito sobre la propia intimidad del autor. La presencia del “yo” es tan abrumadora que cada lector se identifica con él nada más pasar las primeras páginas. Pero no es menos cierto que es también, aunque no lo parezca, un diálogo. ¿Con quién? Cabría preguntarse. Con Dios. Sí, con Dios, que no permanece mudo, ni mucho menos, a lo largo de la obra. Está en permanente diálogo con San Agustín a través de las innumerables citas bíblicas que es capaz de enlazar con su propia prosa.  De hecho, comienzan y terminan con un salmo, y no por casualidad, puesto que la función original de los salmos era la alabanza a Dios, de suerte que esa alabanza a Dios es el hilo conductor de toda la obra, porque las Confesiones son, por encima de todo, un canto de alabanza a Dios».

 

Comments are closed.