En el Colegio CEU San Pablo Montepríncipe somos conscientes de la importancia de educar a nuestros alumnos en las emociones, una labor que compartimos con las familias, e incorporamos la empatía en el día a día de las aulas por su gran valor ayudándonos a ponernos en la piel de los demás y entender sus sentimientos.

Una capacidad imprescindibles en nuestros educadores, ya que deben facilitar el desarrollo de los niños y su comprensión del prójimo. Así como educar a los alumnos para que crezcan y maduren hasta convertirse en adultos llenos de empatía.

Esta y otras habilidades que se cultivan a lo largo de la vida, fruto de la relación interpersonal, tienen lugar en un espacio fundamental de la socialización: el Colegio.

Claves para desarrollar la empatía

Los adultos somos siempre el mejor ejemplo siempre para los más pequeños, ya sea en el Colegio o en casa. Por ello es imprescindible que perciban que somos empáticos: así aprenderán de lo que ven. Pero además, hay que tener en cuenta otras cuestiones:

  • Una autoestima sana es una herramienta muy potente para que sean capaces de ponerse en el lugar de los demás sin sentirse inseguros.
  • El autonocimiento y la correcta gestión de las propias emociones es el paso previo para saber identificar y entender las de otras personas: una buena inteligencia emocional es fundamental para la buena salud psicológica de los más pequeños.
  • Lograr que desarrollen la escucha activa es clave para que entiendan qué sienten los otros, qué opinan, etc. Deben valorar la importancia de prestar atención a los demás, y nada mejor que ver a los mayores hacerlo.
  • Una comunicación emocional fluida en casa y en el Colegio es la mejor forma de que manejen en lenguaje de las emociones y de los sentimientos. Así, comprenderán poco a poco que ante un suceso las demás personas también reaccionan, no solo uno mismo, y muchas veces lo hacen de maneras distintas a la nuestra.
  • Enseñarles a ser agradecidos y a que se preocupen por los demás es otra manera de educar a niños empáticos.
  • Involucrarles en actividades éticas y solidarias les dará oportunidades de aprender, crecer y ponerse en el lugar de otros.

Los juegos de cooperación y las actividades en equipo son herramientas muy útiles para desarrollar la empatía en el aula. Los proyectos colaborativos entre distintos cursos, aquellos que persiguen la integración, así como el compromiso con organizaciones solidarias son herramientas que manejamos en el día a día del Colegio.

Con nuestra labor educativa nos proponemos fomentar el conocimiento entre nuestro alumnado, pero también la capacidad de hacer, a la vez que estimulamos las emociones para promover sus ganas de aprender.