“El cerebro de los niños es plástico”

¿Qué habilidades deberán tener los niños en el futuro para poder moverse en un mundo que ha cambiado sustancialmente y lo sigue haciendo a un ritmo vertiginoso? Deberán ser más creativos, más autónomos, más críticos, con una mayor capacidad de resolución de problemas, de toma de decisiones, flexibles…

Inteligencia emocional y metacognicion

Nélida Pérez, investigadora y experta en Educación Emocional

Howard Gardner, autor de la teoría de las inteligencias múltiples, nos ha enseñado la importancia de cultivar las “cinco mentes del futuro: la mente disciplinada, la mente sintética, la mente creativa, la mente respetuosa y la mente ética.

Estos son los cinco tipos de mentes que el mundo necesita para afrontar los retos del futuro. Las tres primeras (disciplinada, sintética y creativa) abordan esferas cognitivas y las otras dos (respetuosa y ética) giran en torno a las relaciones con otras personas.

Inteligencia emocional y metacognición en el colegio CEU San Pablo Montepríncipe

Si trabajamos estas cinco mentes desde que los niños son muy pequeños, los resultados son espectaculares. Los colegios CEU son pioneros en este campo.

En las últimas semanas, en el Colegio CEU San Pablo Montepríncipe se han impartido varios talleres sobre cómo desarrollar en la escuela y en casa los diferentes tipos de pensamiento desde edades tempranas.

Estos talleres, dirigidos a equipos docentes, padres y alumnos de Educación Infantil, han estado coordinados por Nélida Pérez, investigadora y experta en Educación Emocional, y colaboradora habitual de los colegios CEU.

 Inteligencia emocional y metacognición

Se trata de enseñar a los niños no a memorizar sino a comprender, además de la importancia de adquirir hábitos (mente disciplinada); enseñarles a seleccionar la información relevante (selectiva); a abrir nuevas propuestas, preguntas y experiencias (trabajar la mente creativa); a observar y aceptar las diferencias entre los compañeros (mente respetuosa) y a trascender lo individual para generar la importancia del grupo (ética).

La inteligencia y las competencias se desarrollan; no nacemos con ellas, como siempre se ha creído. “El cerebro es plástico”, afirma Nélida Pérez. “Ser bilingües desde pequeñitos es un básico; pero ser competentes a edades tempranas es mucho más importante porque hay muchas habilidades que si no se desarrollan cuando el niño es muy pequeño no se desarrollan de la misma manera”.

Durante estos talleres del CEU, Nélida Pérez ha ofrecido a los padres y docentes las claves de la metacognición, es decir, cómo trabajar el conocimiento que nuestros niños tienen sobre su propio aprendizaje, y las claves para que adquieran autonomía desde pequeños. “Es fundamental dotar a los niños de un conocimiento de su propio proceso de aprendizaje desde edades tempranas porque es durante los 7 primeros años cuando generan las estructuras para el resto de su vida (su forma de relacionarse, sus hábitos, su conducta…). Mientras no somos conscientes de cómo nos comportamos, no podemos cambiarlo”.

En este sentido, afirma que es “increíble comprobar en los talleres del Colegio CEU cómo en pocas sesiones los profesionales de Educación Infantil trabajan con sus niños los procesos de metacognición y consiguen increíbles resultados”.

¿Qué educación deben recibir los niños para que desarrollen estructuras psíquicas, emocionales y sociales sanas?

Educar en un ambiente donde la creatividad, la iniciativa, el emprendimiento y el respeto se vivan. Una escuela donde las situaciones vividas sean aprendizajes para el afrontamiento y la resolución de conflictos. Una escuela sin puertas, donde las familias participen, y toda la comunidad se comprometa. Que conceda tiempo a pensar, pero también a sentir, a través del desarrollo de la inteligencia emocional, que habilite al alumno a percibir, comprender y regular sus emociones y las de los demás. “No es lo que sabemos, sino, quienes somos lo que nos ayudará a alcanzar una vida de éxito y feliz”.

En este sentido, subraya Nélida Pérez que trabajar la inteligencia emocional desde edades tempranas es esencial para el desarrollo personal y profesional de los niños, enseñándoles a identificar, empatizar y gestionar las emociones. Esto incrementa su capacidad creativa, haciéndoles más seguros de sí mismos y, por tanto más felices.

“El papel de los padres es fundamental para aprender a empatizar y conocer las emociones de sus hijos, trabajándolas diariamente en el núcleo familiar para saber controlarlas y afrontarlas con una visión optimista”, señala esta experta.

La “Granja de las emociones”, desarrollo emocional con animales

Durante estos talleres, los profesionales del colegio CEU San Pablo Montepríncipe, junto con el equipo de expertos de Nélida Pérez, han trabajado la inteligencia emocional y las “cinco mentes del futuro” con profesores y niños de Educación Infantil,  en contacto con animales en la ya emblemática “Granja de las emociones” del colegio, el primero en trabajar el desarrollo emocional de los niños con animales.

la granja de las emociones ceu

En la “Granja de las emociones” los niños han realizado diferentes actividades, como una animación lectora, con música y canciones; un taller artístico en el que han desarrollado al máximo su creatividad; un taller multisensorial, en el que han experimentado, creado y aprendido a tomar decisiones…

“Líderes con corazón”, un innovador programa de desarrollo

La educación emocional es uno de los pilares del innovador programa de los colegios CEU “Líderes con corazón”, orientado a conseguir la autonomía y el desarrollo competencial de los niños desde edades muy  tempranas.

Este programa de desarrollo académico y personal para Infantil y Primaria tiene 7 grandes áreas: aprendizaje basado en el pensamiento (Thinking Based Learning – TBL); bilingüismo; competencias STEM, educación emocional, oratoria y habilidades de comunicación; autonomía y psicomotricidad.

Comments are closed.