Sí a la innovación educativa

La sociedad necesita personas capacitadas para vivir en un entorno donde todo se transforma a una velocidad exponencial. Personas creativas, preparadas para asumir el cambio y para liderarlo, con corazón; mujeres y hombres impulsores de la innovación y que traten de buscar su propio valor añadido para diferenciarse. Porque en el mercado laboral, se buscan, cada vez más, profesionales que exploren, experimenten, prueben, que estén abiertos a procesos de aprendizaje permanente y se den permiso para equivocarse, porque de los errores también se aprende. Para lograr que niños y niñas evolucionen en ese sentido desde la infancia, es preciso apostar por la innovación educativa. De esta forma, los colegios se convertirán en instituciones innovadoras, lugares donde aflorar ese potencial. Igualmente, será necesaria una reformulación para completar los conocimientos técnicos con otras dimensiones, más humanistas. Por lo menos así lo entendemos en el CEU; no sólo desarrollamos conocimientos, ayudamos a nuestros alumnos a ser mejores personas y niños felices.

 

innovación educativa

Por otra parte, la diversidad de las situaciones educativas y sociales es tal que la uniformización de los centros no está siendo el mejor camino. En este sentido, esperamos que las propuestas para el futuro del sistema educativo español presentadas por la Fundación Cotec para la innovación, en la Subcomisión de Educación del Congreso de los Diputados, sirvan para que los centros educativos puedan disfrutar de una autonomía suficiente que les permita experimentar cuál es la mejor solución para cada situación. Cotec propone ideas muy interesantes como la creación de clústeres de innovación educativa. Contar con nuevos espacios de cooperación entre instituciones de diferente naturaleza, donde recabar diversas perspectivas y opiniones, fomentarían la innovación educativa. Y estamos de acuerdo con la fundación en que es fundamental que las Administraciones educativas sean más flexibles; para convertirse en un elemento impulsor de mejoras, con capacidad para asesorar y respaldar los proyectos de innovación de los centros educativos.

Por todo ello, SÍ a la innovación educativa.

Comments are closed.