En el colegio CEU San Pablo Montepríncipe creemos en la importancia de formar niños autónomos, resilientes, capaces de gestionar su propia vida y de tomar sus propias decisiones. Además de ofrecer una educación de calidad en el ámbito curricular, es imprescindible trabajar ciertas competencias que ayuden a los niños a formarse y a crecer con unos fundamentos sólidos.

En el CEU formamos “Líderes con corazón”

¿Qué entendemos por “líderes con corazón”? Niños capaces de gestionar su propia vida, de conseguir que las decisiones que toman les hagan más felices, más eficientes y más útiles a la sociedad. Para ello, en el colegio implementamos la capacidad de liderazgo de nuestros alumnos de Infantil a través del bilingüismo, la educación emocional, el desarrollo de técnicas de oratoria, la autonomía, la psicomotricidad infantil, e incluso las competencias STEM  y las destrezas del pensamiento (TBL Thinking Based Learning).

Trabajar este tipo de competencias desde una edad temprana les va a generar unas rutinas de pensamiento y una forma de hacer las cosas desde pequeños. Un modelo de educación infantil que nos hace únicos.

Saber más sobre el programa “Líderes con corazón”

aprendizaje basado en el pensamiento

TBL o aprendizaje basado en el pensamiento

Uno de los pilares de nuestro programa “Líderes con corazón” es el TBL (Thinking Based Learning) o aprendizaje basado en el pensamiento.

Somos conscientes de que las destrezas del pensamiento se desarrollan de una forma exponencial a edades tempranas. Por eso, es fundamental enseñar a los niños a pensar y a resolver problemas desde la más tierna infancia.

Este modelo de aprendizaje TBL permite a los niños desarrollar el pensamiento crítico y creativo tanto en sus estudios como en la toma de decisiones en sus vidas. Uniendo las destrezas del pensamiento con el contenido curricular, el alumnado aprende de una manera más motivadora y activa. Lo hace a través del pensamiento, superando los límites de la educación basada en la memoria y en la actitud pasiva del alumno.

Se les enseñan una serie de habilidades que les ayudarán a formar juicios adecuados:

  • Pensamiento creativo: habilidades para generar ideas.
  • Análisis: habilidades para clarificar ideas.
  • Pensamiento crítico: habilidades para valorar la sensatez de las ideas.

El objetivo del TBL o aprendizaje basado en el pensamiento es el de preparar a nuestros alumnos para que puedan resolver problemas con eficacia, tomar decisiones bien meditadas y disfrutar de toda una vida de aprendizaje

A través de rutinas de pensamiento, los niños comienzan a tomar decisiones. Robert Swartz, filósofo de Harvard internacionalmente conocido por sus avances en el aprendizaje basado en el pensamiento y mentor de “Líderes con corazón”, explica que los pasos para tomar una decisión pueden resumirse en cuatro:

  1. ¿Qué hace necesaria una decisión?
  2. ¿Qué opciones tengo?
  3. ¿Cuáles son las consecuencias de cada una de ellas, y qué peso tienen?
  4. ¿Cuál es la mejor opción a la luz de las consecuencias?

Con este sencillo patrón de razonamiento, los alumnos aprenden a pensar y, practicado con frecuencia, acaba convirtiéndose en su modo natural de pensar y operar. Además, se consigue también dar estructura a las discusiones y debates de los alumnos dentro del aula.