En el Colegio CEU San Pablo Montepríncipe hacemos especial hincapié en la innovación educativa. Por eso, hemos implantado el Programa del Diploma del Bachillerato Internacional (IB), en el que el alumno tiene la oportunidad de acceder a las mejores universidades españolas y extranjeras tras haberse formado en un entorno con clara visión internacional, fomentado el aprendizaje de idiomas y el concepto de un mundo global, a la vez que multiplicando las posibilidades de éxito dentro y fuera de nuestras fronteras.

¿En qué consiste el Programa IB?

El programa IB está compuesto por un conjunto de programas educativos que se imparten en más de 4.200 colegios de 150 países (en España solo lo ofertan 95 centros, con una tasa de aprobados de más del 80%) con la guía de la Organización del Bachillerato Internacional (IBO). Este organismo es una fundación sin ánimo de lucro que tiene como objetivo mejorar el mundo a través de la educación. Para ello, plantea cuatro programas de educación:

  •    Programa de Escuela Primaria (3-12 años).
  •    Programa de Años Intermedios (12-16 años).
  •    Programa del Diploma (16-18 años).
  •    Programa de Orientación Profesional (16-19 años).

¿Qué objetivos tiene el Bachillerato Internacional?

Los beneficios para los jóvenes son, entre otros:

  • Ingreso directo a prestigiosos centros universitarios de todo el mundo con las que se tienen convenios de colaboración y becas. El alumnado que cursa el PD ingresa en la enseñanza universitaria sin necesidad de realizar la EVAU. La nota obtenida en el PD se convalida con la de acceso a la universidad.
  • Un diseño personalizado del currículum.  El alumno puede escoger su propio plan de estudios con libertad y responsabilidad, dando más importancia a las materias más relevantes según el grado que se va a cursar. Eligen en qué materias trabajarán de forma más exigente, si bien dedican un esfuerzo equilibrado a todas las asignaturas. Consiguen así una formación completa e integral. Por otro lado, con las troncales se potencia ese carácter interdisciplinario del conocimiento.
  • Formación integral en valores. Un aspecto muy valioso para los Colegios CEU: una formación integral en valores, no solo en conocimientos.
  • Visión internacional. En el contexto de un mundo que cambia rápidamente, lleno de incertidumbre y con las fronteras cada vez más desdibujadas, los programas de IB favorecen el desarrollo de una mentalidad internacional. Así, los alumnos consiguen una visión con la que ver el mundo de forma abierta, desde otras perspectivas y como un todo. El mundo VUCA exige a los jóvenes agilidad e imaginación para enfrentarse a entornos complejos, y el Bachillerato Internacional les da las herramientas necesarias.

 

Una metodología disruptiva

Se ofrece un modelo basado en la cooperación del alumnado para una construcción conjunta del conocimiento. Se consigue con la interacción de estos elementos:

  •    La indagación: para trabajar la su capacidad de investigación y para estimular su curiosidad.
  •    La acción: aprender haciendo es la mejor manera de fijar conocimientos.
  •    El pensamiento reflexivo sobre proceso y su resultado: se fomenta de esta manera la creatividad y las habilidades de comprensión profunda. Así, no solo adquieren conocimientos, también logran analizar, transferir y aplicar lo aprendido.

Formación integral basada en el perfil de la comunidad de aprendizaje

En el Colegio CEU San Pablo Montepríncipe impartimos el Programa del Diploma del Bachillerato Internacional (PD), en el cual el perfil de los alumnos se orienta de la siguiente forma:

  •    Indagadores: se trabaja la curiosidad y la capacidad de investigar.
  •    Informados e instruidos: sobre materias variadas y cuestiones relevantes tanto a nivel local como mundial.
  •    Pensadores: se desarrollan los pensamientos crítico, creativo, analítico y autónomo.
  •    Buenos comunicadores: logran serlo en diferentes lenguas y registros.
  •    Íntegros: se convierten en personas honradas y con un sentido profundo de la justicia y la igualdad.
  •    De mentalidad abierta: hacia otras personas y culturas.
  •    Solidarios: desarrollan la sensibilidad, la empatía y el respeto.
  •    Audaces: abordando la incertidumbre con determinación.
  •    Equilibrados: entre lo físico, mental, emocional y social.
  •    Reflexivos: se esfuerzan en entender las fortalezas y debilidades propias en el aprendizaje.

Con el IB se trabajan habilidades de pensamiento superior, como son el pensamiento crítico, la capacidad de analizar y comparar, de plantear hipótesis, de experimentar, justificar y, finalmente, crear y expresarse de forma autónoma y reflexiva.

En resumen, el IB es la base de un futuro de éxito para nuestros estudiantes, gracias al que tendrán un excelente desempeño en su etapa universitaria y, posteriormente, en la profesional.