Ventajas de promover el espíritu emprendedor desde los primeros años

Con el objetivo de que sean capaces de tomar decisiones de forma autónoma, que asuman riesgos y consecuencias, que ganen en autoconfianza y superación, en los Colegios CEU trabajamos a diario para fomentar el espíritu emprendedor y para apoyar las iniciativas que proponga nuestro alumnado.

Todo esto les será muy útil tanto para su vida profesional como personal, pues las distintas normas que nos rigen -tanto europeas como estatales y autonómicas-, señalan que el espíritu emprendedor es una competencia fundamental que debe incluirse en el currículum.

¿Cuáles son los beneficios de trabajar el emprendimiento en las aulas?

Esta actitud y aptitud desarrolla el pensamiento creativo, la capacidad de análisis, la toma de decisiones, la confianza, el optimismo, la asertividad, la resolución eficaz de conflictos, la gestión de la incertidumbre y la adaptación a los cambios. Es decir, permite crear y ejecutar proyectos afrontando dificultades y superándolas con creatividad a través de la puesta en práctica de ideas propias.

tecnología

Estas cualidades se pueden trabajar y aprender, de ahí la importancia de incluir el emprendimiento en la formación de niños y jóvenes. Las más relevantes son:

  • Iniciativa: clave para llevar las ideas a la acción.
  • Creatividad: para resolver problemas y encontrar nuevas vías y soluciones.
  • Confianza: creer en sí mismo, valorarse justamente y tener un pensamiento positivo.
  • Responsabilidad: hacia uno y hacia los demás; es básica para asumir riesgos valorando las consecuencias.
  • Entusiasmo: el compromiso y la pasión ayudan a alcanzar el éxito.
  • Valentía: para perseverar y llegar a la meta, a pesar de las adversidades.

Estimulamos desde los primeros años el espíritu emprendedor

Esta forma de presentarse al mundo y de gestionar los recursos propios debe plantearse desde la infancia. Forma parte de una educación integral que se promueve a través de estos puntos:

  • Educación en valores: la ética es fundamental en la vida profesional y personal. En el Colegio CEU San Pablo Montepríncipe prestamos especial atención, como centro católico, a formar en valores.
  • Creatividad: los juegos, actividades y proyectos innovadores deben ser algo cotidiano en todas las materias. Debe permitirse siempre la libre expresión de ideas e inquietudes de los más pequeños, para que así sean capaces de reflexionar y crear.
  • Autoestima: Un ambiente positivo en el aula permitirá el intercambio de críticas constructivas, para que también puedan aprender unos de otros. Así se resalta que la importancia de poner en valor el esfuerzo y la constancia es clave, así como que aprendan a interpretar con los errores no son fracasos, sino ocasiones para mejorar.
  • Autonomía: deben ser responsables de la toma de decisiones y asumir las consecuencias, superando miedos y barreras.
  • Trabajo en equipo: la colaboración y el compañerismo juegan un papel fundamental en el emprendimiento. Aprenderán a comunicarse y a respetar opiniones distintas.
  • Apoyar aquello en lo que destacan o por lo que muestran más interés: es tarea de los educadores reforzar los puntos fuertes de cada alumno, motivarles y apoyarles.

A modo de conclusión, vemos que potenciar el desarrollo de la inteligencia emocional, por tanto, es imprescindible para fomentar el espíritu emprendedor. A continuación, vemos algunos ejemplos de cómo se plasma este aprendizaje en actividades y proyectos prácticos:

 

La final del Festival RetoTech de Fundación Endesa, cargada del talento innovador de nuestros alumnos

Emprendimiento en Bachillerato: participamos en la Innovation Week de la Universidad

Promoviendo el espíritu emprendedor entre nuestros alumnos

Comments are closed.