Vivimos en un mundo global e hiperconectado, en el que las relaciones personales y profesionales traspasan las fronteras  y en el que resulta imprescindible que nos podamos comunicar con facilidad y fluidez con cualquier persona de cualquier rincón del mundo.

Desde el Colegio CEU San Pablo Montepríncipe, ponemos al alcance de nuestro alumnado todas las herramientas posibles para facilitarle el aprendizaje de idiomas y, en consecuencia, para ofrecerle las máximas garantías de un futuro universitario y laboral de éxito.

Por ejemplo, nuestro alumnos de Infantil aprenden inglés con el método ‘team teaching’, conviviendo con el inglés como vehículo natural de aprendizaje gracias a la participación de dos profesores, uno inglés nativo y otro bilingüe, simultáneamente en el aula durante buena parte de la jornada escolar. Como resultado, los alumnos desarrollan la competencia comunicativa en las dos lenguas, convirtiéndose en bilingües.

Cuanto antes empiecen nuestros hijos a sumergirse en otros idiomas, más sencillo les resultara aprenderlos. Por eso, os contamos algunas claves para motivarles y fomentar así el aprendizaje de idiomas en casa:

  • Descubrir sus intereses. Antes de nada, debemos conocer qué les motiva a aprender y aprovecharlo para potenciar el aprendizaje, porque cada niño es diferente. Si sabemos de qué manera aprenden mejor y nos implicamos e aprender con ellos, el proceso de enseñanza será más efectivo.
  • Inmersión lingüística. Si los niños asocian el uso de otros idiomas a distinta situaciones, contextos y actividades, el aprendizaje resulta más dinámico y enriquecedor. Por ejemplo, podemos organizar eventos temáticos en los que nos comuniquemos en otro idioma.
  • Ampliar el abanico de recurso de enseñanza. Sabiendo cómo le gusta aprender a nuestro hijo y tendiendo en cuenta que es mejor realizar actividades diferentes, podemos utilizar los muchos recursos disponibles para hacer más dinámico el aprendizaje. Desde las aplicaciones tecnológicas hasta juegos con papel pasando por lectura de libros y visionado de películas en versión original.
  • El juego como elemento conductor del aprendizaje. Los niños pueden aprender idiomas de forma natural si les proporcionamos un entorno favorecedor, con actividades que les motiven y le permitan aprender jugando.
  • Establecer rutinas. Si conseguimos generar un hábito en los niños, serán ellos solos los que buscarán actividades para seguir aprendiendo. Nosotros podemos ayudarles diseñando un calendario en el que se marquen unos objetivos y se especifiquen las actividades que van a realizar.