El filósofo y pedagogo ha compartido en un encuentro online en el marco del ciclo de conferencias Educación y Libertad impulsado por la Universidad CEU Cardenal Herrera y la Universidad Católica de Valencia, varias reflexiones sobre los retos educativos a los que nos enfrentamos educadores y familias. El pensador ha planteado la importancia de las competencias lingüísticas, la necesidad de trabajar la atención, así como poner en valor las matemáticas y la Religión. Todo ello es clave para formar de manera integral a las personas y hacerlo con una buena calidad educativa.

En las últimas décadas se han sucedido hasta ocho leyes educativas en España. La reciente aprobación de la Lomloe ha abierto de nuevo el debate sobre el estado de la educación en nuestro país.

La mejora de las competencias lingüísticas

Según Luri, «nuestro fracaso escolar es un fracaso lingüístico. Incluso en matemáticas, hay un fracaso lingüístico». Ha querido poner en valor el papel de los profesores de preescolar, haciendo hincapié en la importancia de mejorar en esa etapa la complejidad lingüística de los niños. «En tercero y cuarto de Primaria, los niños viven una auténtica revolución intelectual, tienen que pasar de aprender a leer a aprender leyendo», señala, por eso es tan importante trabajar su vocabulario, puesto que la pobreza lingüística les impedirá tener éxito en los estudios. En esta línea también ha indicado que «es necesario educar el paladar literario desde la infancia».

Las matemáticas, fundamentales

Para mejorar la calidad de la educación en nuestro país es necesario poner el acento en el aprendizaje matemático, porque en nuestro país «padecemos una ansiedad matemática colectiva».

Educar la atención

Para desarrollarla, es esencial aprender a convivir con el silencio. En palabras de Luri, no tener esta capacidad nos impide escucharnos a nosotros mismos. Para conseguirlo, hay estrategias como la lectura «lenta», la audición de música «seria» y la oración.

El valor de la Religión

Luri ha defendido la enseñanza de Religión desde los primeros años, por su importante papel en el desarrollo la persona, así como en el conocimiento de su pasado y en la mirada sobre el presente. «El presente no puede verse a sí mismo si no sale de sí mismo y consigue una perspectiva. La religión te proporciona esa perspectiva sobre el presente, porque está situada desde un punto de vista que trasciende el presente».

En los Colegios CEU planteamos una educación integral, para que nuestros estudiantes sean profesionales de éxito y ciudadanos participativos, generosos y solidarios, capaces de transformar el mundo a mejor en base a unos sólidos valores.