El periódico La Razón ha entrevistado al Director del Área de Colegios CEU, Luis Martínez-Abarca sobre el plan tecnológico de transformación digital que los Colegios CEU pusieron en marcha durante el confinamiento y que llevaban años diseñando para ofrecer modelos mixtos de gestión del aula y a reforzar la autonomía de los alumnos desde los primeros cursos.

-¿Cómo gestionaron las clases durante el confinamiento, algo que, inevitablemente, les pilló de sorpresa? ¿Qué me recursos pusieron en marcha? Plataformas, comunicaciones con las familias, horarios, cómo se organizó y en cuánto tiempo.

-La verdad es que, aunque el confinamiento nos pilló a todos por sorpresa, nosotros llevamos tres años trabajando en un programa de actualización didáctica muy enfocado a modelos mixtos de gestión del aula y a reforzar la autonomía de los alumnos desde los primeros cursos. Por otro lado, habíamos creado dos años antes la Comunidad de Conocimiento Colegios CEU que compartía buenas prácticas y desarrollaba materiales comunes para nuestros proyectos, tanto de manera presencial como virtual. Podemos decir que teníamos parte de los deberes hechos.

Cuando se decretó el cierre de los colegios pusimos en marcha el plan de contingencia en el que veníamos trabajando desde hacía un tiempo, ya que la situación cada vez iba a peor. Tenemos diez centros pre universitarios repartidos por todo el territorio nacional y pudimos adaptarnos a esta nueva situación en menos de 48 horas gracias a que contábamos a nivel institucional con acuerdos con empresas tecnológicas que nos permitieron aceleraron todo el proceso.

Desde siempre nuestros colegios han mantenido Office365 como el espacio principal de enseñanza y aprendizaje en nuestro ecosistema CEU de colegios, si bien es cierto que fue el pasado curso escolar es el que ha catalizado su uso de forma generalizada. No sólo nos ha permitido trasladar la actividad escolar a sus casas, también ha hecho posible el seguimiento y el acompañamiento tutorial para que no se quedará ninguno descolgado. Este curso, con las limitaciones de la presencialidad y las ausencias por enfermedad o contactos estrechos, hemos aplicamos modelo de doble o triple presencialidad dependiendo de la situación y eso nos permite integrar a todos los alumnos en las dinámicas del aula, tanto si están el aula del grupo, en un aula de desdoble o en sus propias casas.

Durante los meses de confinamiento y a lo largo de este curso ha tenido un papel especialmente destacado la Comunidad de Conocimiento Colegios CEU, su grupo de Teams aglutina a más de 400 docentes de los claustros de los colegios de nuestra Fundación, así como a Sevilla y los centros de Barcelona. Su espacio virtual se ha convertidos en el lugar de encuentro, de colaboración, de acompañamiento y conversación, en la que enseñar y aprender entre iguales, detectando talento, visibilizando buenas prácticas y haciendo +CEU. Se han generado más de 30 webinars y encuentros, cientos de conversaciones, interacciones …

-¿Qué pasó con aquellas familias que carecían de recursos suficientes, por ejemplo, una de cuatro hijos que no disponen de 4 portátiles?

-Todos somos conscientes de que durante estos meses los recursos digitales han sido, en muchos casos un cuello de botella y una dificultad añadida para muchas familias. Por esto, desde la Institución pusimos a su disposición ordenadores portátiles y tabletas para que estas familias que no contaban con el material necesario para seguir las clases de manera ordinaria. No solo hemos querido ayudar a las familias con la cesión de material, sino también ofreciéndoles todo el tipo de ayuda técnica que han necesitado.

Sin embargo, no han sido sólo necesidades materiales las que han precisado las familias. El encierro, las perdidas, las dificultades económicas han puesto de manifiesto la necesidad de acompañamiento y asesoramiento emocional y espiritual.

Las dificultades económicas de las familias también han generado una respuesta por parte del CEU por eso hemos creado un fondo específico de ayudas al estudio por necesidades Covid del que se han beneficiado más de 330 familias.

Sin duda, no habremos sido capaces de detectar alguna necesidad, pero nosotros pensamos que cuando hablamos de Comunidad escolar no utilizamos una simple palabra, sino un principio que nos identifica.

-¿Qué respuesta hubo por parte de las familias

-Las familias han puesto todo de su parte durante este último año. Hemos pasado por situaciones complicadas en los colegios. Ahora sabemos que los centros educativos no han tenido mayores tasas de contagio que otros lugares, pero cuando los niños volvieron a los colegios estábamos en una situación de incertidumbre. Los primeros días de incorporación a las aulas, prestamos especial atención para revisar que todos los protocolos que teníamos eran los adecuados y modificamos las cosas que vimos mejorables. Estamos encantados de la respuesta que han tenido las familias de nuestros alumnos, apoyando a los centros, colaborando y siguiendo todas las indicaciones que les hemos dado.

-¿Qué aprendizaje les ha quedado? ¿Qué destacarían de esta situación?

-Si hay algo que merece la pena destacar es la actitud de los profesores y del personal de nuestros colegios. La entrega, el compañerismo, la capacidad de adaptación, de formación y el ingenio a la hora de reinventarse ha sido algo admirable. Han demostrado su vocación docente y de servicio.

En la Comunidad hemos generado más de 30 encuentros de formación y acompañamiento en la que docentes de nuestros claustros y expertos en diferentes temas nos han ayudado en el proceso de capacitación docente.

Y por supuesto dentro de los docentes hemos tenido al grupo de Embajadores Digitales, que han sido catalizadores del cambio. Los hacemos llamar el Escuadrón CEU y son docentes que acompañan en el aprendizaje a sus compañeros para el uso de espacios digitales e infraestructuras. También han generado formaciones, materiales para facilitar el trabajo y la adaptación digital a sus compañeros.

Creemos firmemente en que la relación personal entre maestro y alumno es insustituible, pero también hemos descubierto nuevas prácticas que han venido para quedarse.