El final del curso cada vez está más cerca y es el momento perfecto para coger impulso y ponerle el broche de oro a unos meses de duro trabajo con un gran resultado.

Por eso, te traemos algunas claves que peden ayudar a tu hijoa mejorar su capacidad de atención y concentración y, así, obtener un mayor rendimiento en sus sesiones de estudio.

¿Quieres saber cómo pueden conseguirlo?  Te damos los tips necesarios para que ellos los pongan en práctica:

  • Ordena tu lugar de estudio y el material. Una mesa despejada y organizada te ayudará a crear un ambiente de estudio ideal. Además, asegúrate de que tienes el temario completo y de que no te faltan apuntes.
  • Identifica los elementos de distracción internos y externos. Aparta aquellos pensamientos, conflictos y preocupaciones que tengan un impacto negativo en tu concentración.  Evita el exceso de información, aparca a un lado las redes sociales y olvídate del móvil durante las sesiones de estudio.
  • Adopta una actitud positiva. Realizar un estudio activo requiere una mente activa y una buena predisposición al estudio.
  • Márcate unos objetivos. ¿Qué tareas son urgentes y cuáles son importantes? Antes de empezar, ten clara tu lista de prioridades.
  • Organiza tu tiempo. Crea un horario semanal en el que anotes tus clases, horas de estudio, tiempos de descanso y de ocio.
  • Planifica el trabajo. Focaliza tu atención en una sola tarea y alterna esfuerzos largos y cortos en las sesiones de estudio. También puedes llevar un registro de tus progresos para motivarte.
  • Haz deporte y dieta sana. El ejercicio y una buena alimentación te ayudarán a rendir mejor.
  • Respeta los tiempos de descanso. Parar y desconectar también te ayudará a optimizar tu rendimiento.

Además de estos consejos, es recomendable seguir el estudio diario de manera estricta, evitando que se acumule la materia.

¡A por el final de curso!