Con las vacaciones de verano damos paso a una época de diversión, descanso y desconexión. Pero siempre nos asalta la duda, ¿es recomendable que nuestros hijos se olviden por completo de sus aprendizajes y de las rutinas? ¿Cómo podemos hacer para que disfruten del verano sin dejar de aprender?

La importancia de aprender jugando

Aquí os proponemos cinco claves para que nuestros hijos compaginen las vacaciones de verano con el aprendizaje sin dejar de divertirse en todo momento:

  • Mantener pequeñas rutinas. En verano no hay deberes ni clases, y los niños tienen mucho tiempo libre. Esto no quiere decir que debamos olvidarnos por completo de las rutinas, pero podemos ser menos rigurosos con ellas porque creando pequeños hábitos facilitaremos su reincorporación al colegio en septiembre. Por ejemplo, tareas sencillas que fomenten su responsabilidad como hacer su cama, ordenar su habitación o ayudarnos a poner la mesa.
  • Leer todos los días. Es muy importante que nuestros hijos lean todo el año, pero, aprovechando la mayor cantidad de tiempo libre, podemos fomentar la lectura en verano y disfrutarla durante más horas. Así conseguirán un doble objetivo: mejorar su capacidad lectora y trabajar su creatividad e imaginación. ¡Y los padres debemos dar ejemplo!
  • Diversión al aire libre. La buena temperatura estival propicia que podamos organizar excursiones a la playa o a la montaña y practicar juegos al aire libre, fomentando valores como el cuidado del medio ambiente y de la naturaleza.
  • Practicar las matemáticas en el día a día. Cosas tan sencillas como revisar el ticket de la compra y el cambio recibido nos puede servir para trabajar las matemáticas sin que se den cuenta.
  • Desenchufa las pantallas. Con tanto tiempo libre en verano, es fácil que aumenten las horas de televisión y dibujos animados pero debemos tratar de desconectar en gran medida las pantallas en la época estival y disfrutar de los juegos al aire libre. Ver una película puede ser un gran plan, y podemos aprovechar para verla en versión original y así practicar otro idioma.

El juego, clave para un aprendizaje divertido y natural

El verano nos ofrece una gran oportunidad para realizar algunas actividades que los niños no pueden hacer normalmente por falta de tiempo. Actividades que harán que nuestros hijos se diviertan mientras siguen aprendiendo. Todos estos planes les permitirán también disfrutar de las vacaciones de verano y desconectar.